NEW YEAR WEATHER

  http://edicionesmukei.com/1.html

A eso de las cuatro de la tarde el cielo cambió por completo: De pronto ya no hay más lámina azul, no más cristal pulido, sino un te-cho compacto y cremoso, que difunde una luz sombría, color madre-perla. Este tejido de nubes bajas permanecerá ya todo el día. Todo pa-rece estático por debajo de este cielo –un cielo de natrón, pesadísimo, que momifica el tiempo -: los viandantes, los coches en las calles sólo están dotados de un movimiento aparente, gris: como una serie de instantáneas primitivas, apenas conectadas entre sí. Sólo mucho más tarde, a media noche, comenzará a nevar: Un aguanieve levísima re-cibe el año(…)

Deslizándome entre gente que bebe ruidosamente, risas, abrazos, felicitaciones, llego a hacerme un sitio en la barra. Gabriel y su mujer corretean de un extremo a otro, sirviendo, cruzando saludos. Ella tie-ne una sonrisa dulcísima, aunque algo triste, densamente maquillada. De cuando en cuando pienso que su rostro es una perfecta máscara de respetabilidad. Gabriel, por esta noche, ha abandonado su habitual gesto adusto: un haz de arruguitas feroces se congrega alrededor de sus ojos, y tiene una comisura de la boca permanentemente levantada. Ahora estoy de acuerdo con los que afirman que se parece a Robert de Niro. Extendiendo los brazos, se aproxima a mí y me felicita el año; antes de que pueda decir nada deja ante mí una copa de cham-pán(…)

http://edicionesmukei.com/1.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s